Consejos para comprar un coche eléctrico


Hay muchos consumidores que pueden estar animándose a comprar uno de estos vehículos no contaminantes. Desde aquí siempre queremos ofrecer toda la información posible para ayudar a conocer los productos, sus ventajas y desventajas.

El coche eléctrico se presenta como el vehículo del futuro por sus importantes ventajas económicas y medioambientales. Las marcas automovilísticas desarrollan poco a poco modelos híbridos y eléctricos.

Quienes se animen a comprar un coche de este tipo deberá tener en cuenta algunas cuestiones:

1. El precio de compra. El coste inicial de un vehículo eléctrico es más elevado que el de uno de combustión interna: cuestan entre un 33% y un 50% más que el mismo modelo de combustión. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, tanto el coste de la energía que los impulsa como el mantenimiento, son más baratos. La ventaja de los coches eléctricos es que, además de estar exentos del impuesto de matriculación por sus bajas (en el caso de los híbridos) o nulas emisiones de CO2, el Plan Integral de Impulso al Vehículo Eléctrico 2011-2014 prevé ayudas a la compra de estos coches por valor de 72 millones de euros, lo que representa hasta un 25% del precio antes de impuestos.

2. La autonomía. A la hora de hacer un viaje largo por carretera, la autonomía de un vehículo eléctrico es sumamente importante. Ésta depende del modelo y del tipo de batería. Las más utilizadas son las baterías de litio (muy comunes en móviles y portátiles), que han sido desarrolladas tecnológicamente en los últimos años para alcanzar la mayor autonomía posible sin necesidad de recarga, alcanzando los 150 kilómetros. A partir de 2011, las empresas de automoción han empezado a lanzar coches con una autonomía de hasta los 200 kilómetros.

 

 

3. El consumo de electricidad. El combustible del coche eléctrico es la electricidad. Y su consumo depende del tamaño del coche: 10kWh/100km para un utilitario urbano y 30kWh/100km para un microbús. El coste a la hora de recargar un vehículo eléctrico es mucho menor que el coste de llenar el depósito de un coche de combustión interna con gasolina, lo que supone un importante ahorro para el bolsillo. Para un consumo medio de 15 kWh/100km, recargando en horario nocturno, puede suponer un coste de unos 1,5€/100km, frente a un mínimo de 3,5€/km de un vehículo de combustión tradicional.

4. Puntos de recarga. Un coche eléctrico se puede enchufar directamente a la red eléctrica, por ejemplo en el garaje. Existen también puntos de recarga de acceso público en las ciudades. Por ejemplo los centros comerciales son lugares donde cada vez es más habitual encontrar estaciones de recarga eléctrica.

5. Tiempo de recarga. Según el modelo del coche y el tipo de corriente a la que se conecte, se puede realizar una recarga rápida o convencional. Para una carga completa del vehículo, el tiempo es de 6 a 8 horas.

Tipos de baterías


Como se ha dicho, una batería es un dispositivo para almacenar energía química y convertir esta energía en eléctrica. Una batería está hace de uno o varios módulos electroquímicos, cada uno de los cuales consiste de dos electrodos. Uno de ellos es el electrodo negativo, el cual está cargado de unas partes subatómicas negativas llamadas electrones. La otra parte, llamada el electrodo positivo, tiene un déficit de electrones. Cuando las dos partes son conectadas con un cable eléctrico, los electrones fluirán del electrodo negativo al electrodo positivo. La energía de este movimiento de electrones puede ser utilizado para realizar ciertos trabajos – arrancar un motor por ejemplo.

Las baterías de los automóviles necesitan ser recargadas, por lo que no necesitan una constante sustitución. En una batería recargable, la energía eléctrica es usada para revertir las cantidades de electrones en los extremos negativos y positivos, restituyendo el flujo de electrones. Los fabricantes de automóviles han identificado tres tipos de baterías recargables que pueden ser adecuadas para los coches eléctricos. Estos tipos son las baterías lead-acid, las baterías NiMH y las de litio (Li-ion).

 

 

  • Las baterías lead-acid fueron inventadas en 1859 y son la forma más antigua de batería recargable que está todavía en uso. Han sido usadas en todo tipo de coches – incluyendo coches eléctricos – desde el siglo XIX. Estas baterías contienen una solución de ácido sulfúrico en un contenedor abierto. La mayor ventaja que tienen, es que después de ser usadas durante tantos años, se conoce mucho de ellas y son baratas de producir. Sin embargo, producen gases peligrosos mientras son usadas y si la batería es sobrecargada hay un peligro de explosión.
  • Las baterías NiMH (Nickel metal hydride) entraron en el mundo comercial en los años 80. Tienen una densidad de energía alta – lo cual significa que una gran energía puede ser empaquetada en una batería relativamente pequeña – y no contiene ningún metal tóxico, por lo que es sencillo de reciclar.
  • Las baterías de litio llegaron en los años 90 y tienen una densidad de energía muy alta, y no suelen perder energía si no se usa en mucho tiempo. Esto es una propiedad muy útil que impide la descarga en ciertas condiciones. Algunos expertos creen que las baterías de litio son las más cercanas a la batería recargable perfecta, y este tipo de batería es e mejor candidato para usar en los coches eléctricos en un futuro cercano. Una variación de las baterías de litio está en desarrollo donde hay otras posibilidades de uso en los vehículos del futuro. De momento son demasiado caras para su comercialización.

Los coches más ecológicos


Cada vez son más las personas que están concienciadas de la necesidad de utilizar coches ecológicos en lugar de aquellos que se mueven con motores térmicos a gasolina o gasóleo.

Gracias a esta concienciación y aun mayor uso de este tipo de vehículo tenemos a nuestra disposición cada vez más modelos con diferentes prestaciones y de diversas casas automovilísticas como habréis podido comprobar en los diferentes artículos de este blog.

Una de las ventajas que lo hacen más atractivo para los consumidores es que este tipo de motorización permite un ahorro económico importante ya que no se necesita el uso de combustible que cada vez se encarece más su precio y se están agotando las reservas.

A parte de la ventaja económica no podemos olvidar la ecológica pues con un vehículo eléctrico los niveles de emisiones de CO2 son nulos, por lo que es un vehículo que respeta el medioambiente.

Los vehículos ecológicos pueden obtener la energía que necesitan para ponerse en funcionamiento gracias a la energía solar o la energía eólica que son inagotables.

 

 

  • Híbridos: combinan varios sistemas de propulsión: normalmente motor de gasolina o gasoil con uno o varios motores eléctricos. Se puede circular en modo ‘eléctrico’ pero cuando se requiere potencia se debe pasar al modo ‘gasolina’. Cuentan con baterías que se van recargando con la energía de las frenadas y con una transmisión híbrida que combina el uso de los dos motores según las necesidades.
  • Eléctricos: cuentan con uno o varios motores eléctricos como principal sistema de propulsión. Llevan instaladas baterías, normalmente de ión-litio que se recargan en tomas domésticas. Los tiempos de carga son muy diversos desde 8 horas hasta 20 minutos. Este último caso se da en el Koeningsegg Quant, según sus creadores.?En ocasiones incluyen un motor de gasolina que actúa como generador de energía para recargar las baterías.
  • Combustibles alternativos: se ha demostrado que otros combustibles como el gas natural, el gas licuado o el hidrógeno (mezclado con oxígeno) son menos contaminantes que la gasolina y el gasoil. El principal problema al que se enfrentan son los puntos de abastecimiento que son escasísimos. Son interesantes para combinar con motores eléctricos y para flotas de vehículos públicos. Muchas marcas cuentan con coches preparados para ser propulsados por gas natural o licuado (GPL).

Los ‘ecológicos de hoy en día’: el Gobierno , a través del plan VIVE (Para el achatarramiento de coches de más de 10 años) apoya la compra de vehículos ecológicos y considera como tales a todos los que emiten menos de 120 gr/100 km de CO2 . Sólo comprando uno de estos coches, se puede acceder a la ayuda de financiación del plan. Además estos coches están exentos de impuesto de matriculación.

El motor de hidrógeno


Se ha hablado mucho de los vehículos de hidrógeno como el futuro de la automoción, pero cuando escuchamos celdas de combustible, ¿cómo funcionan realmente?.

Existen dos posibilidades en la utilización del hidrógeno como combustible para los automóviles, el primero sería administrarlo a un motor de combustión interna tradicional con ciertas modificaciones para quemar hidrógeno utilizando el mismo principio que cuando se quema gasolina y el otro es el de utilizar una celda de combustible para generar electricidad. Es este segundo método el que describiremos a continuación por ser evidentemente el más innovador y avanzado.

La celda de combustible es el lugar donde se genera esta fascinante transformación, es en donde se combinan el hidrógeno comprimido almacenado en el tanque y el oxígeno que existe en la atmósfera, el paso de los citados elementos a través de la celda de combustible genera electricidad por un lado y agua en forma de vapor como único material de expulsión, por lo tanto de este proceso no se generan gases de efecto invernadero ni partículas contaminantes.

 

 

Cuando el hidrógeno pasa a través de la membrana electrolítica de la celda de combustible, cede su carga eléctrica, la molécula restante se mezcla entonces con las partículas de aire (oxígeno) que ingresan a celda generando agua H2O. El agua es recirculada para enfriar la celda y el excedente es enviado al tubo de escape en forma de vapor.

Según estudio de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, si sustituyeran a los actuales coches, podrían evitar hasta 6.400 muertes cada año sólo en Estados Unidos, gracias a la reducción de la contaminación y del cambio climático. Esta es, precisamente, una de las grandes ventajas de los coches eléctricos.

¿Cómo funciona un coche eléctrico?


El funcionamiento de un coche eléctrico, por su naturaleza y sus componentes, es diferente al de cualquier vehículo de motor de gasolina.

La clave está en el motor eléctrico que mueve al coche en lugar de un motor de gasolina. Desde el exterior, a simple vista, ambos tipos de vehículos no son muy distintos. Es al arrancarlo cuando nos damos cuenta que son casi silenciosos.

Un motor de gasolina, con sus manguitos, mecanismos y bujías, tiene un aspecto característico, mientras que un coche eléctrico es un proyecto de cableado.

 

En el coche eléctrico el motor de gasolina es reemplazado por un motor eléctrico que recibe su potencia de un controlador que la recoge de un conjunto de baterías. Por lo que podemos decir que el corazón de un vehículo de esta naturaleza es la combinación de motor eléctrico, controlador del motor y baterías.

El controlador coge energía de las baterías y se lo entrega al motor. El acelerador va conectado a un par de potenciómetros (resistencias variables), y estos potenciómetros proveen de la señal que le dice al controlador cuanta energía se supone que tiene que entregar. El controlador puede enviar entregar varios niveles de potencia, controlando la velocidad.

Toda esta tecnología hace que el coste de los coches eléctricos sea mayor, lo que supone una desventaja frente a los vehículos de combustión y que también puede supone un ligero incremento en el seguro de coche respecto a otros automóviles de similares características en cuanto a tamaño y diseño.

Ahorro de un coche eléctrico


El ahorro es una de las ventajas del coche eléctrico más importantes a la hora de plantearse la compra de este tipo de vehículos.

Casi 1.000 euros al año. Así lo confirma un estudio realizado en Estados Unidos entre conductores de vehículos eléctricos. Y es que, si bien es cierto que el precio inicial de un coche de este tipo puede ser mayor que uno de gasolina, a largo plazo el ahorro es notable.

 

 

El elevado precio del combustible tradicional sería el causante principal de este beneficio, ya que el vehículo eléctrico permite recorrer un mayor número de kilómetros con un coste menor. Y, teniendo en cuenta que el carburante es más caro en España, el ahorro sería aún mayor en nuestro país.

Uno de los investigadores señala que, pese al elevado precio inicial de un coche alimentado por electricidad en comparación con uno de gasolina, la rentabilidad es palpable con el paso de los años. El ejemplo expuesto en el estudio toma como referencia el nuevo Ford Focus eléctrico, que ya se encuentra en el mercado estadounidense por 32.495 dólares (unos 26.000 euros), descuentos incluidos. Pues bien, aunque la versión de gasolina de este compacto está a la venta desde 16.500 dólares (algo más de 13.000 euros), es posible recorrer casi el triple de distancia al mismo precio en el modelo eléctrico.

Tipos de coches eléctricos


Quien más, quien menos, ha oído hablar de los coches eléctricos. En muchos casos, sufrimos un bombardeo de información acerca de este tipo de vehículos, pero, ¿Realmente conocemos los tipos de coches eléctricos que hay?

Se nos hace complicado distinguir qué funcionamiento lleva cada uno o qué tipo de vehículo es. Parece que cualquier coche que lleve un cable para enchufarlo a la red es ya un eléctrico.

Vehículos eléctricos híbridos

 Los primeros en llegar a finales de los 90 fueron los coches híbridos. Estos tienen un motor eléctrico asociado al motor de combustión que complementa al motor principal, reduciendo de esa manera los consumos y emisiones. Normalmente estos coche cuentan con escasa autonomía en modo eléctrico ya que el motor apenas puede funcionar unos kilómetros. Por eso, su uso por ciudad es factible, ya que reducimos los consumos en trayectos cortos.

Vehículos eléctricos

 Los coches eléctricos son los que tienen una serie de baterías, normalmente de iones de litio que alimentan un motor eléctrico y por tanto no existe el consumo de combustible ni emisiones.

Estos vehículos hay que recargarlos enchufándolos a la red eléctrica. La carga suele tardar unas siete u ocho horas. En anteriores post hemos hablado de las ventajas y desventajas que conllevan.

Vehículos eléctricos híbridos enchufables

 Son coches provistos de un motor eléctrico alimentado por una batería recargable y un motor de combustión interna. En comparación con los híbridos que no permiten la recarga de las baterías, en estos se aumenta la autonomía de su motor eléctrico considerablemente hasta los 20 kilómetros al llevar un sistema que permite enchufar el coche y cargarlo.

 

Imagen -  joseanmomo

Desventajas del coche eléctrico


La tecnología del coche eléctrico cada vez está más próxima a nuestro día a día. Y, cómo no, será de vital importancia en un futuro no muy lejano.

En anteriores post, hemos hablando de las ventajas del coche eléctrico, pero no debemos olvidar, a la hora de hacernos con uno, que también hay que tener en cuenta sus desventajas.

En primer lugar, hablemos de las baterías de los vehículos ecológicos. Poseen poca autonomía, generalmente no más de ocho horas y por lo tanto, al acabarse, necesitan un tiempo de recargar, lo que hará que nuestro coche esté fuera de funcionamiento un periodo de tiempo, que muchas veces es largo . En kilómetros, esa autonomía se traduce en alrededor de los 150 kilómetros, por lo que su uso está más pensado para circuito urbano que para largos viajes. En el futuro, tecnologías de recarga más rápidas estarán disponibles, pero a corto plazo, estos vehículos no son una buena opción para los viajes de larga duración.

 

Otras desventajas en cuanto al material de recarga necesario son

  • Sistema de enchufes eléctricos aún sin estandarizar.
  • Escasa infraestructura de recarga. (ver mapa interactivo de recarga de coches)
  • Cargadores domésticos caros.
  • Estaciones de recarga eléctrica actualmente escasas.

Otra desventaja de las baterías de los coches eléctricos es su peso. Al tener que hacer mucho más que las tradicionales baterías de coche deben ir unidas en grupo o paquetes, para poder proveer de potencia adicional. Esta colección de baterías es pesada. y reduce el rendimiento del coche. Se está estudiando crear baterías más ligeras y también con la utilización de materiales que reduzcan el peso total del coche.

A esto hay que añadir otros inconvenientes como:

  • Mayor coste inicial de adquisición
  • Poca variedad de modelos
  • Posible colapso de las redes eléctricas en horas de algo consumo.

Cuarta edición del salón del vehículo y combustible alternativo


Valladolid celebra del 4 al 6 de octubre la cuarta edición del Salón Vehículo y Combustible Alternativos. La participación de empresas, expertos en investigación, administraciones públicas, colectivos profesionales y ciudadanos han hecho del Salón un foro para el análisis y el debate sobre la realidad de los distintos sectores relacionados con el desarrollo y aplicación de proyectos, programas e iniciativas que se llevan a cabo en España y Europa.

El certamen está dirigido a profesionales de la movilidad sostenible y a los ciudadanos interesados en conocer las posibilidades que ya existen en el mercado en cuanto a vehículos, combustibles, transformación de motores, etc.

Este año se ha incrementado la oferta expositiva de fabricantes de vehículos y estarán presentes marcas como Nissan, Renault, Infiniti, Chevrolet, Citröen, Alfa Romeo y Fiat, con sus gamas de eléctricos puros, híbridos, eléctricos de autonomía extendida y equipados con motores de gas licuado del petróleo (glp).

 

 

La divulgación, entre profesionales y ciudadanos, es uno de los objetivos de este Salón. La línea de trabajo incide en aspectos divulgativos, orientados a colectivos profesionales y al ciudadano que demanda información al respecto. Por ello, el jueves y el viernes por la mañana el Salón se articula en torno a mesas redondas, debates y presentaciones dirigidas a quienes toman decisiones sobre compras de flotas, políticas de movilidad, investigación, universidades, centros tecnológicos, asociaciones profesionales, etc.

¿Por qué acudir?

  • Conocer las últimas novedades del sector y las marcas de coches más innovadoras.
  • Contactar con las empresas y marcas que están apostando por el vehículo o el combustible alternativo.
  • Ver los motores in situ y conocer sus prestaciones.
  • Probar vehículos y conocer de cerca sus mecanismos y componentes.
  • Concertar visitas a instalaciones de producción de vehículos alternativos o de combustibles alternativos.
  • Contactar con empresas de componentes que apuestan por el vehículo o el combustible alternativos.

 

Cuáles son las ventajas del coche eléctrico


El uso de los coches eléctricos tiene bastantes ventajas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de pensar en la adquisición de un vehículo de esta naturaleza.

La utilización de un eléctrico supone un importante ahorro para el bolsillo del consumidor. Podemos decir que la principal ventaja económica viene de la energía que consume: electricidad. El gasto que supone recargar un coche eléctrico es mucho menor  que llenar el depósito de gasolina; es mucho más barato. Además, tenemos que tener en cuenta que las constantes subidas de los hidrocarburos, hacen que el uso de la electricidad sea más viable desde este punto de vista, ya que el gasto inicial de la compra de un coche eléctrico se amortiza en varios años, a lo que hay que sumar.

Si seguimos en las ventajas del coche elécttrico de carácter económico, las que afectan al bolsillo, los datos juegan a favor de este vehículo limpio y sostenible. Ya no sólo se habla de ahorro de combustible, si no que en el mantenimiento de los eléctricos, los gastos son inferiores. Esto es debido a la falta de aceites y otros lubricantes, menos filtros, ausencia de transmisiones mecánicas, etc. Además, la eficiencia energética del vehículo eléctrico es casi el doble que el de combustión interna. Según datos de la Comisión Europea, un coche eléctrico tiene una eficiencia del 60% frente al 20% de los motores convencionales.

Y como no, no se nos puede olvidar las ventajas del coche eléctrico para el medio ambiente, que en realidad, también se traducen en beneficios económicos. La más significativa es la no emisión de dióxido de carbono (CO2) lo que contribuye a reducir el efecto invernadero y la contaminación atmosférica. Y algo que posiblemente no se tiene en cuenta pero que está ahí, la reducción de contaminación acústica, ya que sus motores totalmente silenciosos y no sufren vibraciones.

¿Te animas a probar un coche eléctrico?

Página 20 de 24« Primera...10...1819202122...Última »

ahorro automóvil automóviles automóviles eléctricos autonomía Ayudas batería Baterías BMW coche Coche eléctrico coche híbrido Coches coches ecológicos Coches eléctricos coches hibridos Combustible Contaminación desventajas electricidad Eléctrico Eléctricos Energía Estados Unidos gasolina Híbridos medio ambiente modelos de coche Motor Motor eléctrico Nissan Nissan Leaf puntos de recarga Renault seguridad vial seguro de coche Toyota vehículo vehículo eléctrico vehículo híbrido vehículos Vehículos eléctricos vehículos híbridos ventajas Volkswagen